Sobre Nosotros

Criteri i Consciència (CiC) se constituyó formalmente en 2010 como un espacio de diálogo público, libre, con la voluntad de generar encuentros entre iguales, en la búsqueda del bien común. Precedió un año al surgimiento de “los indignados” y a su manifestación semiorganizada, que se llamó “movimiento del 15-M”.

El trabajo y las aportaciones de los integrantes de CiC pretenden significarse como semilla de un movimiento civil, que contribuiría a alumbrar también un espacio político pertinente. Este movimiento civil podría resultar, no ya de quejas y reproches – lícitos- resultantes de la situación en la que estamos sumidos, sino de un proceso permanente de revisión, reflexión y elaboración de criterios a partir del esfuerzo de nuestras conciencias.

Analizamos el pasado para intentar comprender el presente. Practicamos la recordación cultural desde el contraste de fuentes y puntos de vista, para entender cómo y desde qué lugares podemos imprimir una nueva dirección desde el presente hacia el futuro. Sobre todo sin darle margen al olvido; estudiamos para conocer la historia, permanente piedra de toque para el aprendizaje.

La historia de los últimos cien años, obliga a una revisión exhaustiva dada la complejidad y magnitud de lo que ha estado (y está) viviendo la humanidad en su conjunto. Hace poco más de 100 años comenzó una etapa que será recordada como la peor en muchos ámbitos de la experiencia humana. No sólo por la enorme pérdida de vidas humanas. También por la sofisticación y sistematización extendida para destruir la dignidad , que llega hasta nuestros días y no parece encontrar límites, aunque si niveles de degradación.

Una sombra tan potente sólo puede encontrar explicación en la existencia de una luz mayor, que muchas veces no sabemos ver, pero que la positividad puede encontrar.
En este último siglo han aparecido múltiples movimientos y organizaciones sociales en lucha por implantar derechos y dignidades en las diferencias e injusticias, de muchos tipos. Nunca antes tantas personas singulares habían aunado ideas, compromisos y esfuerzos para los demás. Para todos, minorías despreciadas incluidas. Y el mundo comunicado participa.

Precisamente hace casi un siglo- recién acabada la I Guerra Mundial- Rudolf Steiner retoma una de las potencialidades de revolución social más profundas que se conocen: los ideales de la Revolución Francesa. R. Steiner (1861-1925) desarrolla estos ideales en su complejidad y aporta la Triformación Social directamente al estamento político centroeuropeo del momento. Apelando a una organización de la humana expresión y experiencia social en sintonía con el organismo humano individual. Como seres naturales que somos, la humanidad en su conjunto también lo es y así se puede analizar y desarrollar. Dicho estamento no lo acogió.

Criteri i Consciència toma como referencia la Triformación Social para aportar impulsos que posibiliten este legado, trabajando para lograr la Libertad en el ámbito de la Cultura, la Igualdad en el ámbito Jurídico-Político y la Fraternidad en el económico-empresarial.
Nos esforzamos para idear y desarrollar elementos compensadores e impulsos que den el protagonismo a los actores principales de nuestras sociedades: los seres humanos comunes, la inmensa mayoría. Y con ello, colocar la dignidad en los lugares a los que no se ha permitido acceder y mantenerse: la construcción de las propias vidas, insertadas en el tejido social, para crear uno nuevo.

En nuestro primer septenio de existencia, a través de nuestros espacios de reflexión y elaboración conjunta, hemos revisado la actualidad de esos Ideales y su potencial desarrollo. Hemos iniciado un camino teniendo en el horizonte la construcción del bien común.

Hemos podido constatar que para transformar nuestro organismo social, es preciso hacernos cargo de una situación – la que vivimos- a la que pertenecemos, de la que formamos parte y que ha constituido nuestra historia y nuestras biografías individuales. Que no podemos hacer una propuesta político-social diferente a las actuales sin pasar por un proceso cultural que, teniendo en cuenta nuestra participación –delegada o impuesta- en lo que estamos viviendo, sea capaz de transformar nuestra configuración mental y anímica para acercarnos a nuestro anhelado horizonte. Esta transformación hemos visto que sólo puede ser autoescogida.

Nuestros debates y contrastes nos han llevado, a través de los documentos y ensayos que están publicados y en elaboración, a evidenciar que el Sistema no podría implantar sus políticas generadoras de daños globales –en distintos grados de indignidad- sin contar con la connivencia, participación o resonancia (más o menos subconsciente) de la humanidad común. Nuestras zonas grises. El lugar donde pervive el mal común.

En el reto de seguir nuestro proceso de construcción estamos. Seguimos estudiando, debatiendo y escribiendo para poder hacer camino juntos. En cada ámbito social que enfoquemos para poderlo renovar, intentaremos incluir lo que la experiencia humana haya podido aportar y soportar. Cuantos más puntos de vista seamos, mayor y mejor posibilidad de realización.
Nosotros somos aquellos que, honestamente, queremos colaborar en la construcción de los fundamentos de una cultura del bien común.

Asociación Civil Criteri i Consciència, CiC.
  • el mal comun

El Mal común – 8 de Junio

Junio 2nd, 2017|0 Comments

Criteri i Consciència:  El mal Común (Casa Rudolf Steiner)
Criteri i Consciència (CiC) se constituyó formalmente en 2010 como un espacio de diálogo público, libre, con la voluntad de generar encuentros entre iguales, en la […]

  • Medicamentos

Lugares Comunes – Salud versus Sistema Sanitario.

Abril 3rd, 2017|0 Comments

Introducción
La salud es una de las expresiones  de la vida más preciada y valorada por las personas, probablemente incluso más apreciada que la educación, siendo tanto la una como la otra pilares primordiales en toda  […]

  • niños

LUGARES COMUNES – Libertad para educar, responsabilidad de la comunidad educativa.

Julio 7th, 2016|0 Comments

Libertad para educar, responsabilidad de la comunidad educativa.

La Declaración de los Derechos humanos proclama en su artículo 26
1.- Toda persona tiene derecho a la educación.
3.- Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo […]